Por Camila González Beiras

He sido una fanática de Hoovian (también conocido como Doctor WHO) durante muchos años. La forma en que el Doctor ve el mundo ha moldeado mi mente y me ha inspirado durante años, pero no ha sido hasta hace poco que he empezado a ver al Doctor como una especie de profesional de la Salud Global intergaláctica… déjame intentar explicarme:

Para aquellos de vosotros (pobres almas perdidas) que aún no han conocido al Doctor, resumiré sus antecedentes: El Doctor, cuyo nombre nadie conoce (de ahí viene la famosa frase «Doctor WHO?»), es un extraterrestre, o más técnicamente un Señor del Tiempo, del planeta Gallifrey, que fue destruido en una terrible guerra hace siglos. Desde esta guerra, el Doctor es el último de su especie… más o menos…(¡Spoilers!).

El Doctor viaja a través del tiempo y el espacio en su Máquina del Tiempo, la T.A.R.D.I.S. En sus aventuras se enfrenta a todo tipo de problemas, que requieren un gran conjunto de habilidades en áreas como la ciencia, la elaboración de políticas, la defensa, la sociología, la ingeniería… además de que habla alrededor de un millón de idiomas (¡hasta habla bebé!). Creo que El Doctor representa el alma multidisciplinar de la salud global, además, se llama a sí mismo El Doctor porque (como cualquier profesional de la Salud Global) «hace que la gente sea mejor» aunque, por supuesto, no se refiere al aspecto médico.

El Doctor odia las armas, odia a los soldados y, sobre todo, odia la guerra – ha detenido innumerables conflictos y guerras sólo con el poder de sus palabras (ok, y con una Máquina del Tiempo y un destornillador sónico). La cosa es que el Doctor tiene esta asombrosa habilidad de cambiar la mente de la gente al borde del desastre.

Si pudiéramos invitar al Doctor a hablar en la Conferencia de Cambio Climático en París, o a particip

Si pudiéramos invitar al Doctor a hablar en la Conferencia de Cambio Climático en ar en el Consejo de Seguridad de la ONU…

Hace unos pocos episodios, El Doctor fue atrapado en una guerra entre los humanos y la raza alienígena, los Zygons. En un momento dado, ambas razas estaban a punto de destruirse mutuamente, y el Doctor no sólo estaba muy enfadado, sino también extremadamente decepcionado con ambas, pensaba que éramos mejores que esto. Sabía que éramos mejores que esto. En ese momento, absolutamente furioso de ver tantas razas, y tantos planetas cometiendo este mismo error una y otra vez, El Doctor, con su (super-cool) acento escocés, dio uno de los más grandes discursos del show (en mi humilde y hooviana opinión).

Aquí va un pedazo:

«Cuando disparas el primer tiro, no importa cuánta razón tengas, no tienes ni idea de quién va a morir.

No sabes de quiénes son los niños que van a gritar y quemarse. Cuántos corazones serán rotos. Cuántas vidas serán destrozadas. Cuánta sangre se derramará hasta que todos hagan lo que siempre tuvieron que hacer desde el principio: sentarse y hablar.

Escuchadme. Escuchad. Sólo quiero que pienses. ¿Sabes lo que es pensar? Es sólo una palabra elegante para cambiar de opinión». (Lee el resto de este asombroso discurso aquí)

No sé tú, pero yo siento que el Doctor está hablando con todos los líderes mundiales de hoy, creo que el Doctor está enfadado con todos nosotros porque sabe que podemos ser mejores que esto.

Y así es como me inspira; El Doctor nos dice que cuando toda esperanza parece perdida, cuando la única respuesta parece ser la guerra, siempre existe la posibilidad de ser mejor, la oportunidad de sentarse y hablar. #Detengan los ataques de Siria.

PD: puedes ver en línea esta (muy friki) aventura de 2 episodios: Doctor WHO Temporada 9, La inversión del Zygon… ¡es increíble!

Quieres escribir un post? Contáctanos!

Categorías: Uncategorized

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

We have a newsletter!

Sign up here to be updated on events and posts about Global Health!
Holler Box